Pero que asco de noticias!

  • El alcalde que llama ‘tontos de los cojones’ a los votantes del PP no pide disculpas (ni por supuesto, se arrepiente de sus palabras), solamente matiza el contexto en que se produjeron. Y encima a nadie de su partido parece importarle.

  • En los medios de izquierda se insiste en los vuelos a Guantánamo del gobierno Aznar (que parece que fueron dos) obviando los 7 restantes del gobierno Zapatero aduciendo que no les informaron en el traspaso de poderes. Malo si tragaron con ello, y malo si no se enteraron, pero siguen erre que erre, ¿son ustedes tontos o incompetentes?

  • En los medios de derecha (lease Telemadrid), anoche, hasta 6 (6!) veces seguidas en menos de 2 minutos se insistio en que el año pasado Zapatero prometio pleno empleo y ahora (supongo queriendo dar a enteder de forma burda que Zapatero es el culpable de ello) estamos en la situacion en que nos encontramos. Y ponen dos veces seguidas el mismo corte de un mitín del año pasado. ¿Creen que somos estúpidos o solamente subnomales?.

  • ‘El Mundo’ publica hoy en portada una fortísima foto del pobre hombre asesinado ayer por eta con los sesos desparramados por la calle y el torso desnudo. ¿De verdad es necesario ese tipo de amarillismo?. ¿Han vendido algun periodico mas por esa portada?. Espero que se les pudra el dinero en las manos.

  • Mientras en Francia y Estados Unidos los presidentes unen a sus gobiernos a personas de su oposicion porque los consideran válidos, aqui tenemos a Pepín Blanco con tan poca catadura moral como para tirarse a la yugular de Esperanza Aguirre por el asunto de Bombay. ¿Se puede ser mas ruín?. Tal vez la actitud de Espe no fuera la mas valiente, pero la bajeza de Blanco criticando a una colega de profesion (y representante electa de los madrileños) es ac*j*nante.

  • Y hace un par de dias, Soyara Saenz de Santamaria diciendo que si no fuera por ellos las gasolineras tendrían los carteles en ruso. Vaya tela.

JODER!. ¿De verdad nos merecemos todo esto?. Me vuelvo a mi Google Reader, antes de que a Berlusconi le dejen controlar la red